En la vida no hay nada que lograr.

5:57

Este post va dedicado para quienes me han preguntando sobre esta experiencia pero sobre todo, para recordarme quien era y quien intento ser.
Inicié yoga cuando aún vivía en Bolivia y tenía 28. Tuve una crisis de nervios en la oficina, y el neurólogo no me quiso medicar y me recomendó practicar algún ejercicio con el que me sintiera mejor y aliviara la cabeza (sobre todo). Hace años en un viaje a Perú (2012) me perdí en una de esas caminatas y di con un parque donde personas mayores practicaban yoga al aire libre-los vi tan libres que me quedé rato observándolos-. Pero, jamás pensé que llegaría a esta disciplina por temas de salud; en Santa Cruz tomé clases con Daniela, quien impartía #YogaAshtanga, un yoga mas dinámico y fuerte del que practico ahora. Recuerdo mi primera clase como si fuera ayer, y lamenté haberlo descubierto y/o animarme tan tarde en practicar, bueno en realidad nunca es tarde para nada, son los tiempos, existen los tiempos perfectos para todo en esta vida.
El yoga llegó como una bocanada de aire fresco a mi vida. No se imaginan cuanto lo agradezco. Aprendí a entenderme, a oírme, a decir no a muchas cosas, aceptar mis defectos y amar aún mas. A respirar, a cerrar la boca, para pensar primero y luego hablar-la vida me enseñó a no callar nunca-. Pero, si algo debo rescatar y subrayar en mi libro personal, es que: aprendí a tener un poquito mas de paciencia, tratar de entender a los demás(escucharlos),valorarme, abrazar mi soledad y mis silencios. Aprendí escuchar mi cuerpo, y sobre todo, por fin entendí que en la vida no hay nada que lograr, y esa frase tan hermosa y profunda me la enseñó mi maestra de yoga y de vida. 
Desde que llegué a #Conce tenía pensando retomar mis clases de yoga pero no sabía por donde empezar para buscar el lugar adecuado. Un día de esos donde conocía la ciudad, me perdí y di con RUKALIHUEN, el centro de yoga al que voy tres veces a la semana a las nueve de la mañana y acá encontrarán mi experiencia: #YogaMatrices, es una combinación de las experiencias recolectadas por Mariela(maestra de danza, gimnasia) con un toque especial de yoga tibetano(sanador number one) es una invitación libre a conocerte, sanar el cuerpo y la mente. Por supuesto que aún me faltan por sanar muchas cargas, porque algunas pesan mas que otras pero por el momento me complace 
disiparlas de esta mente tan voladora y castigadora (sí, así somos todos. Unos menos que otros pero iguales al fin). 
Si existe algo que debo agradecer a estas clases, es que de a poquito voy comprendiendo que por mas que quiera cambiar muchas cosas en la vida, personas, y el sistema completo. No se puede, no existe nada perfecto, somos constante evolución, seres que existen para meter la pata cuantas veces sea, y vale perdonarse-cuantas veces se requiera-.La compasión con nosotros mismos es tan importante como vivir.
Concluyo que este camino de yoga(sea cual fuere) es laaaaargo y amistoso, nunca dejas de aprender(como la vida misma), en estos días cumpliré un año de vivir en #Conce e internar mi mente en el Rukalihuen, por eso los invito a escuchar sus cuerpos; el siempre nos dice que necesita y que no, pero les puedo asegurar que el yoga no le viene mal a nadie, mas aún en estos tiempo donde todo va a mil por hora y somos una especie de muñecos con pila alcalina.
Claudia.


You Might Also Like

18 comentarios

  1. me alegra que el yoga te haya ayudado es importante, bonitas fotos

    ResponderEliminar
  2. Que profundo :)
    Me alegro !! Bonitas fotos

    https://meouilace.com

    ResponderEliminar
  3. Que lindo!! estaría necesitando! :) el otro día estuve en una clase de yoga y me sorprendí, estuvo genial! beso!! me encantó el post!

    ResponderEliminar
  4. ¡Lo que el yoga puede llegar a lograr! Lo más importante es que te quieras a ti misma y que intentes siempre buscarle la felicidad a todo. ¡Vales mucho, guapa! :)

    Un besito Clau ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente Melania, el yoga puede lograr muchos cambios (para bien) en nuestro cuerpo y vida. Un beso grande.

      Eliminar
  5. Un post genial guapa!
    Un beso!
    Emma
    www.emmalovesfashion.com

    ResponderEliminar
  6. ¡gracias por tu reflexión! Yo probé el yoga de muy pequeña, y ya nunca más he tenido contacto, pero lo cierto es que si ayuda a relajarse, lo que estaría bien mirar de aprender un poco...

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué hermoso lo que escribiste! Nunca intenté el yoga, pero hace tiempo que quiero ver qué tal.

    ¡Besos! :)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Que lindo lo que has escrito, me alegro mucho que disfrutes tanto a la hora de hace yoga y que te haya ayudado. Yo empecé en Noviembre pasado y aunque fui un poco dudosa al principio (arrastrada por mi hermana) fue una experiencia muy linda, te hace unirte un poco más contigo mismo y entender nuestro cuerpo mejor, como explicabas.
    Un beso enorme, muy lindo post y fotos ♥, nos leemos pronto tocaya :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUé lindo te haya gustado Clau, nada como hacer lo que nos gusta, espero pronto leer tu experiencia ;)
      Besitos y abrazos.

      Eliminar
  9. Qué gozada de fotos. Me alegro mucho de tu conexión con el yoga, yo hubo un tiempo que hacía body balance y la verdad es que me sentía genial. Tengo que retomarlo! Besazo bonita!!


    http://www.lookandchic.com/

    ResponderEliminar
  10. El yoga me fascina, es todo un arte y a ver si slgun día consigo iniciarme.
    Petons

    ResponderEliminar

Subscribe